¿Porqué eres vegetariana?


Esta es una de las preguntas recurrentes en cada comida o cena con familia, amigos, compañeros de trabajo...por eso he pensado en contaros hoy por qué soy vegetariana.


Lo primero decir que las cosas no llegan porque sí y no llegan solas.


En mi proceso de crecimiento y transformación personal, otra de las cosas que me cuestioné hace ya más de un año fue ¿porqué como lo que como?

Esta es otra de las cosas que hacemos por inercia, comemos en base a lo que nos han enseñado, a nuestra cultura y a como come la mayor parte de la gente que nos rodea. Hay más opciones, el tema es cuestionarte si lo que comes está alineado contigo y con tu propósito.


Se trata de un cambio de conciencia general, no va solamente de alimentación, esto va de querer contribuir con mi granito de arena a construir un mundo mejor, y pienso que esta es una de las formas de hacerlo.


Si aún no te lo has planteado está perfecto, porque cada uno estamos en nuestro proceso.

En mi caso ocurrió en el momento que debía ser, no podía haber sido ni antes ni después

(tenía cerca desde hace años a mi alma gemela que ya lo había hecho, y me contaba, pero yo no lo veía como él, hasta que llegó mi momento).


Estos fueron mis motivos:


- Para mí el más importante fue pensar fríamente lo que estaba metiendo en mi cuerpo.


Animales alimentados a base de hormonas, antibióticos y otros medicamentos que les dan en las granjas para estimular el engorde. Alimentados en base a piensos y legumbres (casi siempre transgénicos). Animales que permanecen en sus establos, sin apenas moverse la mayor parte de su vida, sin libertad, separados de sus crías...


Esta forma de vivir, insana e infeliz ¿ que creéis que nos aporta cuando comemos su carne? ¿ que información estoy incorporando a mi cuerpo? ¿Es esta la energía con la que quiero que se construyan mis células?


El estrés y el sufrimiento del animal cuando siente que le van a matar queda impregnado en su carne. Comer esta carne no puede ser bueno para nuestra salud. Estamos comiendo hormonas y sufrimiento en forma de filete.


Yo no quiero esto ni para mi cuerpo ni quiero colaborar con este sufrimiento.


Respeto hacia mi cuerpo y hacia los animales. Esta fue mi primera razón de peso para dejar de comer carne radicalmente.


-- Existen corrientes espirituales que afirman que alimentarse sólo de vegetales aumenta la vibración energética de nuestro cuerpo, ya que la carne tiene una vibración más densa.

Os puedo asegurar con mi experiencia, que después de más de un año de alimentación vegetariana he empezado a notar más claridad mental, mayor capacidad de concentración y de energía. ¡Me siento genial y no quiero perder esta sensación!


- Y por supuesto por respeto al medio ambiente. Aquí no me voy extender porque ya hay muchos estudios de expertos que explican los efectos dañinos para el planeta que suponen la crianza de animales: excesivo gasto de agua, contaminación de subsuelos y acuíferos, gases efecto invernadero generados por la ganadería, desforestación de selvas...


Os cuento más cosas:


- Este tipo de alimentación es nutricionalmente viable, existen muchísimas marcas de comida vegana en el mercado (si queréis saber escribirme por privado y os explico) que aportan las proteínas necesarias, además de las aportadas por las legumbres, cereales, frutos secos.


- Para mi recibir cada miércoles mi pedido de fruta y verdura ecológica (foto del post), mucha de ella cultivada en Enkarterri, es un regalo.


- Cambiar los hábitos de alimentación me está permitiendo descubrir un montón de platos maravillosos que antes no conocía y me encantan. A los que os estáis planteando un cambio ¡qué no os de pereza cambiar las lentejas con chorizo por unas deliciosas lentejas naranjas con verduras y especias!


Para terminar tengo que decir que respeto la opción de alimentación que cada persona decida, porque entiendo que cada uno estamos en nuestro proceso. De hecho, ayer sábado cociné albóndigas de "alfalfa" (como dicen mi compañero de vida y mis hijas) para mí y albóndigas de carne de cerdo y ternera para ellos. Les amo y respeto su opción, les encanta el jamón (todavía no pueden vivir sin él) y aún no se han cuestionado su manera de alimentarse. Pero pienso, que ellos que aman los animales y respetan su cuerpo algún día lo cuestionarán también.


Y vosotros ¿ que opináis? Os leo, estoy en el chat.




28 vistas
 

©2020 por La Puerta de mi Alma. Creada con Wix.com