¡Bienvenido al club de los despertadores de consciencias !

Actualizado: 12 de dic de 2020

El post de esta semana lo escribo desde Ibiza, mirando a Es Vedrá, punto mágico y energético de la isla. 


Sintiendo esta energía, el relajante sonido del mar y la paz de mi hija pequeña Aiala dormida a mi lado (ha venido conmigo a trabajar materias que no enseñan en los colegios), he cogido la agenda que siempre llevo conmigo, para compartir con vosotros este momento, una parte de mi vida y de mi familia.


Cuando mi hermano y alma gemela vino a vivir a Ibiza, fue un momento triste para nosotros y también para él, a pesar de que fuera su decisión. 

Alguien a quien tanto queremos iba a tomar distancia, lo que significaba vernos menos, abrazarnos menos... y separarse duele. 

Nunca olvidaré el momento en que le vimos alejarse en su coche, el mismo año que nació Aiala, hace ya 13. Nos  asomamos a la terraza de casa para terminar de despedirle, a él y a su inseparable pastor alemán, Kira... y lloramos.


Pero cuando amamos  a alguien de verdad, debemos aceptar, que tiene que recorrer su propio camino y para ello, hay veces en las que es necesario tomar distancia física de la familia y seres queridos. 

La gran suerte es que para nosotros la distancia energética y emocional nunca ha existido. La sensación de tener a alguien cerca, a pesar de los kilómetros que nos separan, y que cuando nos volvemos a ver después de meses, es como si hubiéramos estado ayer juntos, es un regalo, algo maravilloso, es conexión.


Cuando alguien de la familia se aleja, puede ser porque ha despertado antes que el resto, mientras los demás aún duermen. El estar en un nivel de evolución distinto que la mayoría de gente cercana, hace sentir que no se encaja, que no es su sitio, que habla otro idioma... 

Con los años, hemos entendido que gracias a él, el resto vamos despertando poco a poco y nos hemos adentrado en el viaje del auto conocimiento y crecimiento personal. Si uno despierta, puede hacer despertar al resto de la familia, amigos y gente que le rodea.

El es un despertador de almas, de consciencias. Un maestro. 


Su trabajo no es solo para el, es para todos, para ayudarnos a avanzar.

Además tiene efecto "bola de nieve",arrastra, aunque no a todos, porque cada uno está en su proceso y quizás no sea su momento de despertar.


El efecto "bola de nieve" es tan potente que cuantos más despertemos más despertarán. Si lo has hecho ya o estas a punto de hacerlo, la bola de nieve seguirá creciendo y entre todos conseguiremos crear un Mundo mejor y más feliz. ¡Bienvenidos al club de los despertadores de consciencias!

Todo esto que os cuento, lo veo ahora, cuando han pasado los años y he despertado a la consciencia. Por ello he decidido compartirlo con vosotros, con el objetivo de ayudar a despertar a quien sea su momento. 

¿Y que es despertar a la consciencia?


Es un  proceso de transformación interior en el que empiezas a tomar consciencia de ti mismo. 

Es abrir los ojos a la realidad que siempre ha estado ahí, pero nunca has podido ver porque tu mente no te dejaba. 

Es empezar a escuchar los mensajes de tu alma, para convertirte en dueño de tu vida. 

Es escuchar a tu corazón y dejarte guiar por el. 

Es volver a tu esencia y descubrir quién eres realmente. Es ser auténtico y dejar de interpretar un papel.

Es cuestionarte tu sistema de creencias y a ti mismo.

Es vivir el presente, estar aquí y ahora. Es fluir con la vida y dejar de actuar movidos por el miedo. 

Despertar es darte cuenta que la vida es un juego, un aprendizaje y que una situación que nos parece un problema es una experiencia necesaria para crecer y evolucionar. 

Es un camino de evolución personal que sólo puedes recorrer tú, nadie más puede hacerlo por ti.

Por ello, quiero relacionar este post con mi cuadro “Espiral Eivissa “.

La espiral es también el comienzo del tatuaje Unalome que llevo en mi espalda:

“El Unalone es un símbolo de la tradición budista que muestra, de manera metafórica, el camino que cada individuo ha recorrido en su transición en el mundo”.

Con este cuadro, y con esta historia, quiero plasmar que cada uno tenemos nuestra propia espiral, nuestro propio Unalome, único y personal. Cada uno debemos recorrer nuestro propio camino, nuestras propias vivencias, con las curvas necesarias para aprender y convertirnos en la persona que estamos destinados a ser ¡en nosotros mismos!


Gracias, gracias, gracias mi alma, por ayudarme a despertar y por estar ahí, siempre.







51 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
 

©2020 por La Puerta de mi Alma. Creada con Wix.com